Fray José del Refugio Morales Córdova

(1836-1894)

Capilla sobre la tumba del padre Refugito, Fundador de las HFIC

Capilla del padre Refugito, Fundador de las HFIC

La Orden Franciscana fue el primer instituto religioso que se estableció en México con la llegada de los doce frailes llamados: “Los doce apóstoles de México”, quienes continuando con la labor de San Francisco de Asís, de ayudar a los pobres y anunciar a Cristo, desarrollaron numerosas actividades religiosas, educativas y asistenciales en favor de los indígenas, y se extendieron desde Yucatán hasta Nuevo México, la Alta California y Texas.

En el pueblo de Tlalmanalco, Estado de México, nace de una familia cristiana el 4 de abril de 1836 José Isidoro Morales Córdova. A la edad de 13 años, ingresa al Colegio Apostólico “San Francisco de Pachuca, Hidalgo”, fundado por los frailes Alcantarinos (Descalzos) de la Provincia de San Diego; fue ordenado sacerdote, como Fray José del Refugio, el 8 de julio de 1860, en medio de las fuertes corrientes de secularización y desacralización de la República Mexicana, que entre otras cosas trajeron como consecuencia la prohibición de la vida religiosa en comunidad y el despojo de sus conventos.

En este contexto sus superiores lo nombran encargado del templo de la Encarnación, en México, Distrito Federal, en donde establece la Asociación de las Hijas de María, a la cual invita en 1874, a tres señoritas con quienes inicia la Pía Unión de las Hijas del Corazón de María: Dolores Vázquez, Manuela Méndez y María de Jesús Maldonado, (hoy Hermanas Franciscanas de la Inmaculada Concepción), con la finalidad de:

Reparar la viña del Señor”, mediante la vivencia de las obras de misericordia,

cultivando los grandes valores de la vida consagrada”

Reparar la Viña del Señor significó, la reconstrucción de la Iglesia destrozada por la persecución religiosa de las Guerras de Reforma, sirviendo a los enfermos y atendiendo las necesidades de la época. Además les impulsó a conservar, sostener y difundir los valores de la vida consagrada, en sus dos vertientes: contemplativa y activa.

Veinte años después, el 13 de abril de 1894, fallece el Padre Refugio dejando su legado espiritual a la Madre Dolores Vásquez, quien muere tres años más tarde, quedando al frente del naciente Instituto, Fray José María Nájar de la Orden de Frailes Menores (OFM).

Derechos Reservados | © Copyright - Hermanas Franciscanas de la Inmaculada Concepción | México 2017 | Todos los contenidos de este sitio están sujetos a derechos de propiedad.